Entrevistamos a Carolina Trillo Salazar. Abogada Senior de Ius+Aequitas Trial Lawyers.

Entrevistamos a Carolina Trillo Salazar. Abogada Senior de Ius+Aequitas Trial Lawyers.

¿Cómo han influido estas experiencias previas en tu enfoque actual sobre el ejercicio de la abogacía?

La abogacía es una profesión dura pero muy gratificante. Diría que toda la experiencia acumulada hasta ahora me ha servido para enfocar esta profesión de una forma más pausada. Con la experiencia te das cuenta de que es mejor tomar el tiempo necesario para dar a cada asunto el desarrollo que merece.

Has acumulado una amplia experiencia en sala en diferentes tipos de procedimientos. ¿Podrías compartir alguna anécdota o caso particular que te haya marcado significativamente en tu carrera? Tal vez, la primera vez en Sala.

Creo que los retos en Sala que más me han marcado pasan casi todos por el correcto manejo de los testigos y las sorpresas que pueden darte en los interrogatorios. Recuerdo un pleito sobre construcción en el que uno de los testigos respondió a una de mis preguntas introduciendo cuestiones que nada tenían que ver con el fondo del asunto y que perjudicaban a mi cliente. En esas situaciones hay que tener la habilidad de reconducir la situación y, si es necesario, renunciar a ese testigo. Afortunadamente en ese caso nuestra posición quedó bien acreditada y ganamos el pleito, pero esa agilidad te la da la experiencia lógicamente.

El derecho está en constante evolución. ¿Cuáles son los mayores desafíos que enfrentas como abogada senior en el entorno legal actual y cómo los superas?

Creo que los mayores desafíos a los que nos enfrentamos los abogados pasan por la carga de trabajo y la responsabilidad que conlleva el mismo y la adaptación de un sector tan tradicional como la abogacía a las nuevas tecnologías. Lo primero se supera, como he dicho antes, tomándose con más calma cada asunto y sabiendo gestionar los tiempos y las prioridades. Si no sabes diferenciar qué es urgente y qué puede esperar, estás perdido en esta profesión. Y respecto a la parte tecnológica, creo que poco a poco se van consiguiendo pequeños logros en este aspecto y que las nuevas generaciones ayudamos a abogados más mayores a adaptarse a esto.

Has contribuido con artículos para diferentes medios de prensa legales. ¿Podrías hablar sobre los temas que te apasionan escribir y cómo seleccionas tus temas?

El derecho, y más el derecho civil, es tan extenso que son infinitos los temas que pueden tratarse y más cuando continuamente surgen modificaciones legislativas. Sin duda selecciono mis temas basándome en mis preferencias (me encanta todo lo relacionado con el derecho al honor o derecho de la construcción por ejemplo) pero siempre teniendo presente qué temas pueden ser de mayor interés por ser una cuestión novedosa o poco clara.

En tu posición actual en Ius+Aequitas Trial Lawyers, ¿cuáles son tus objetivos a corto y largo plazo, y cómo planeas alcanzarlos?

Mis objetivos a corto plazo pasan por seguir formándome como profesional y adquiriendo más experiencia sobre todo en asuntos de mayor complejidad que son los que más disfruto. Para esto es fundamental contar con un gran equipo como el que yo tengo. Y en cuanto al largo plazo sin duda uno de mis objetivos es, además de seguir creciendo profesionalmente, poder impartir clases en alguna Universidad o Máster.

Por último, comparte con la comunidad un libro o película, una canción y un lugar.

Un libro sin duda “Los renglones torcidos de Dios”, una película “En busca de la felicidad”, una canción diré dos “Vida loca” de Céspedes y el “El Mundo” de Pablo López y un lugar Buenos Aires.