Hoy ha entrado en  vigor el Reglamento 2016/679 de Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de datos y más conocido con “RGPD”. La entrada en vigor del RGPD trae consigo una serie de novedades en materia de protección de datos, entre la que destacan el principio de “responsabilidad proactiva”, el tratamiento de los consentimientos, los nuevos derechos a los interesados, la realización de un registro de actividades de tratamiento, el nombramiento de un Delegado de Protección de Datos, y largo etcétera de requisitos que impone el RGPD. Habrá que tener muy en cuenta esta normativa ya que prevé un severo régimen de sanciones administrativas, que van desde los 10 millones de euros hasta los 20 millones de euros (o del  2% al 4% como máximo del volumen de negocio total anual global).